Magale cumple 2 años

Como ya sabeis, Magale está luchando por la inclusión del parto en casa en la Seguridad Social y por eso hemos decidido dar un paso más allá.
El pasado mes de Febrero cumplimos dos años desde su formación y os queremos explicar el recorrido hecho hasta ahora.
Magale es un mucho más que una empresa. Es un proyecto que nació de la ilusión y las ganas de dos matronas de cambiar la situación del parto en casa en Euskal Herria.
Los tres objetivos principales de este proyecto son:
– La normalización y visualización del parto en casa en este país.
– Ofrecer un servicio de calidad
– La inclusión de esta opción en Osakidetza y/o la subvención de este servicio mediante ayudas económicas para las familias que escojan esta alternativa.
Por estos motivos, los primeros pasos fueron convertir a Magale en la primera empresa legal que se dedica de forma exclusiva a la atención del embarazo, parto y posparto en casa en Euskal Herria, acudir a los medios de comunicación (periódicos, radio, televisión..) y dar charlas informativas gratuitas. Así conseguir dar visibilidad a esta opción, eliminar tabúes y prejuicios, e informar a la población sobre las ventajas y desventajas de esta elección, para que con información real y basada en evidencia científica (y no desde el paternalismo y del miedo) las familias puedan escoger qué clase de atención es la más adecuada para ellas.
El siguiente paso fue intentar establecer lazos con el Hospital Donostia para trabajar en equipo en las situaciones que así lo necesitasen. Sin embargo esto no fue posible.
A la vez, el hospital de Mendaro nos invitó para que presentáramos nuestro proyecto. En la presentación acudieron matronas, ginecólogos y más profesionales. El ambiente fue profesional y respetuoso, además de recibir muchos ánimos y apoyo por parte de otros profesionales sanitarios.
También presentamos el proyecto de Magale en el Colegio Oficial de Enfermería de Guipúzcoa para tener a nuestras compañerxs matronas bien informadas y pudieran aclarar todas las dudas. El ambiente que se creó fue de apoyo y de ánimos.
Todo esto nos motivó para dar un paso más y al poco tiempo, redactamos un documento que hicimos llegar a las familias que habían dado a luz con nosotras, y les animamos que junto con la factura del servicio recibido, la hicieran llegar al Departamento de Salud. Dicho documento, con el título de Petición/Queja, fue redactado con la intención de hacer saber al Gobierno Vasco que un porcentaje de la población, ha prescindido de los servicios de Osakidetza en el parto y ha requerido de una atención que se han tenido que costear de forma personal porque la sanidad pública no lo ofrece de momento, a diferencia de otros países europeos.
Al mismo tiempo, nosotras mismas pedimos cita con el actual Consejero de Salud del Gobierno Vasco, Jon Darpón, y aunque él no se reunió con nosotras, si se concertó una reunión con el Director de Aseguramiento y Contratación Sanitaria del Gobierno Vasco, Jose Luis Elexpuru.
Nuestra petición en aquella reunión fue que se considerara la inclusión del parto domiciliario en Osakidetza, o que las familias recibieran una subvención. La respuesta fue negativa, ya que la atención al parto domiciliario, aunque si está legislado para pagar las tasas y obtener el registro sanitario, no lo está para que pueda considerarse una prestación dentro de la cartera de servicios de Osakidetza, ni en la cartera de servicios estatal.
Lo que nos explicaron fue, que para que un servicio se incluya como una prestación, necesitaremos demostrar que la evidencia científica lo apoya (aunque este tema está ampliamente demostrado con estudios de la más alta calidad), demanda por parte de los organismos profesionales y demanda por parte de la población.
También nos pidieron que dijéramos a las familias que no mandaran más peticiones/quejas, ya que había que contestar a todas las cartas, y los funcionarios estaban un poco cansados de escribir respuestas.
Queremos haceros saber, que aunque está resultando ser un camino largo y a veces duro, seguimos luchando por los derechos de las familias de parir donde y con quien ellos decidan, sin que haya una discriminación económica.
Nunca hemos estado en contra de la atención al parto hospitalario, es más, lo creemos totalmente necesario. Lo que pedimos es una complementación, o ampliación de esos servicios, para que todas las familias puedan disfrutar de una experiencia positiva de sus partos, ya sea un parto hospitalario, una inducción, una cesárea, o un parto en casa. Pedimos libertad de elección, y que el gobierno facilite que esas mujeres estén acompañadas por los profesionales adecuados, donde y con quien ellas elijan.
En este proyecto, contamos con el apoyo del Colegio Oficial de Enfermería de Gipuzkoa, y de la Asociación de Matronas de Euskadi, además del apoyo de muchísimas familias que han decidido parir en casa, o que han decidido no hacerlo, pero respetan y defienden la libertad de elección. Así que GRACIAS, gracias a todas esas personas que luchan por este derecho y nos motiva a seguir haciéndolo.

parto natural

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *